Un informe advierte que el CETA fortalecerá el papel de los lobbies

El Acuerdo Económico y de Comercio (CETA) que la Unión Europea ha cerrado con Canadá fortalecerá aún más a los grupos de presión lobbistas, proporcionándoles un acceso temprano y exclusivo al proceso legislativo, según un informe publicado por el Corporate Europe Observatory (CEO).

A woman holds a placard depicting a no entry sign with the TTIP and CETA logos, during a demonstration outside the European Union headquarters in Brussels, on September 20, 2016 to protest against huge transatlantic trade deals linking Europe with Canada and the United States. Several thousand The protests came after mass rallies in German cities on September 17, 2016 against the European Union's planned Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) with the United States, and the Comprehensive Economic and Trade Agreement (CETA) with Canada. / AFP PHOTO / JOHN THYS

El estudio concluye que el objetivo es que el CETA funcione como una plataforma para que los lobbies influyan en las propuestas legislativas de la UE y Canadá, incluso antes de que los parlamentos nacionales hayan tenido la oportunidad de expresar su opinión. Los autores del informe recuerdan que, durante la negociación del Tratado de Libre Comercio entre México, EEUU y Canadá (NAFTA), los lobbistas consiguieron la autorización de pesticidas tóxicos, prohibidos en otros países de la OCDE, en territorio canadiense. Debido a estas presiones, Canadá cedió el puesto a la UE como principal baluarte en la salud y la protección ambiental.

El informe también advierte que el Foro de Cooperación reguladora del CETA promoverá con los lobbistas unas negociaciones muy similares a las del NAFTA. El investigador Stuart Trew, uno de los autores del documento, denuncia los “procesos turbios dominados por lobbistas” que conllevan este tipo de tratados de libre comercio. Y asegura que el CETA “pone en juego una amplia gama de normas de salud pública, de consumo y de medio ambiente, ya que pueden ser influenciadas, inhibidas, retrasadas o incluso bloqueadas por los intereses comerciales”.

“El CETA está vinculado a altos riesgos para la salud pública y la protección del medio ambiente”, coincide la activista Lora Verheecke, quien recuerda lo que sucedió con el NAFTA. “Cuando las Administraciones de Canadá y EEUU evaluaron conjuntamente seis productos químicos bajo la cooperación regulatoria del NAFTA, su grupo de trabajo estaba dominado por lobbies de grandes empresas, entre ellas algunos que habían contribuido a retrasar la propuesta de prohibición de plaguicidas dañinos en la UE”, argumenta. 

Fuente: http://www.lamarea.com/2017/02/09/un-informe-advierte-que-el-ceta-fortalecera-el-papel-de-los-lobbies/

Esta entrada fue publicada en Acción Social, TTIP. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *